Google
la Web www.elvigilantedeseguridad.es
En busca de la inmediatez y comodidad de todos, las noticias de interés actual, seguridad privada y ámbito policial, se compartirán únicamente en nuestras redes sociales, centrando la web principalmente como temática laboral y profesional.


Esperando que la decisión sea del agrado de todos, les dejo a continuación los enlaces directos donde pueden seguir todos los artículos y noticias.

La sociedad y el Vigilante de Seguridad


A raíz de la noticia publicada en "eleconomista.es" en nuestro foro de debate, surgen diversos comentarios de los cuales no puedo dejar de destacar, el publicado por: 
Jesús R.Polanco "Merry" 
(colaborador de la web), ofreciendo al lector una vez más, respeto y coherencia hacia el maltratado, menospreciado, y a su vez imprescindible sector privado de seguridad.


** En mi opinión los vigilantes realizan, sin lugar a dudas, unas funciones de utilidad pública, lo hacen en entornos públicos, como ministerios, ferrocarriles o metro y lo hacen en entorno de gestión privada, pero de uso público, como centro comerciales, e incluso de interés estratégico o comercial para la nación, como centrales nucleares, cuarteles o barcos atuneros del Océano Índico.
La seguridad, no por ser de financiación privada y limitarse a un entorno concreto, se puede separar del espíritu de servicio a la ley y el orden, no puede concebirse como algo meramente privado, porque entonces no seriamos vigilantes, sino mercenarios.
Pero este concepto de la seguridad privada entendida como complementaria de la pública no es algo nuevo, la fórmula de juramento de los vigilantes jurado ya en los años 60 decía:
"¿Juráis por dios cumplir bien y fielmente los deberes del cargo y defender los intereses puestos bajo vuestra custodia, en bien del orden público y de España?"
y ya en la nueva etapa democrática:
"¿jura o promete por su conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de vigilante jurado con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la constitución como norma fundamental del Estado?"


El entender a la seguridad privada como algo totalmente ajeno al interés público y limitado con absoluta exclusividad al servicio de los intereses de quien le paga es una concepción mas moderna, producto quizás del arrinconamiento al que se ha sometido a la profesión desde los intereses políticos y la ceguera de algunos mandos policiales, empeñados en limitar cada vez mas las atribuciones y ámbito competencial de los vigilantes, quizás por un primitivo impulso de "marcar su territorio".
Las consecuencias son una desmoralización del colectivo y un desapego de la sociedad hacia la figura del vigilante, al que concibe como un esbirro del capital, desautorizado por la ley.
Ahondar en ese divorcio social solo puede conducir a la desaparición del vigilante, convertido en una figura desprovista de significado, un mero avisador de policías, fácilmente sustituible por auxiliares baratos.


O desandamos ese camino y hacemos valer una formación y preparación mas solida que la actual y una autoridad que nos capacite para algo mas que descolgar el teléfono y marcar el 091 o estamos abocados a la desaparición, porque en la economía de la crisis no hay sitio para vigilantes inoperantes, atados de pies y manos, de "atrezzo", a quienes solo respeta la gente de bien, porque los desgraciados, que son a los que tendrían que controlar, les tienen tomada la medida y saben de sobra que poco o nada pueden hacer para detenerlos ¡para eso hay soluciones mas baratas!.
Ahora bien imaginemos por un momento que estamos en una sociedad del futuro.
con una policía escasa y desbordada por la delincuencia (no hay que imaginar mucho) ¿no sería razonable que un vigilante de seguridad, bien preparado y bien seleccionado tras un proceso formativo serio y la superación de pruebas psicológicas adecuadas, pudiera hacerse cargo de identificar a quien cometiera un vulgar hurto en un supermercado y elevar un atestado del suceso, válido para ir a juicio, porque ese vigilante tendría una presunción de veracidad y suficiente autoridad para llevar acabo el procedimiento, sin necesidad de tener que desplazar al lugar a un inexistente coche patrulla que seguramente tenga mejores cosas que hacer?;
¿Ciencia ficción? hoy si, pero también lo era embarcar vigilantes con armas de guerra en barcos por el mundo y la necesidad obra milagros.
Pero ¡claro! hay que estar dispuesto a aceptar la responsabilidad de dejar de ser vigilantes - conserjes, porque, si queremos peces... ¡tendremos que mojarnos el culo!;
O dotamos de contenido la profesión, o simplemente desaparecerá por falta de rentabilidad y a no tardar demasiado.

Jesús R.Polanco
Administrador y cofundador de Foro Seguridad Privada

0 Comentarios:

Artículos más visitados