Google
la Web www.elvigilantedeseguridad.es
En busca de la inmediatez y comodidad de todos, las noticias de interés actual, seguridad privada y ámbito policial, se compartirán únicamente en nuestras redes sociales, centrando la web principalmente como temática laboral y profesional.


Esperando que la decisión sea del agrado de todos, les dejo a continuación los enlaces directos donde pueden seguir todos los artículos y noticias.

Agreden a un Vigilante en las fiestas de Dénia

Un vigilante que ejercía sus funciones durante la discomóvil que se celebraba en la madrugada del lunes resultó herido de gravedad tras ser agredido por un joven integrante de una de las peñas de Bous de las fiestas de Dénia.

El incidente se desencadenó a raíz de originarse un tumulto entre el público ante el que quiso mediar el guardia jurado. El joven la emprendió a golpes con él, que ayer seguía hospitalizado con rotura de mandíbula, nariz y un dedo de la mano derecha.

Ante la gravedad de los hechos tuvo que acudir también la Policía Local, y se acabó desencadenando una trifulca en la que participaron también otros jóvenes. Como resultado, dos agentes sufrieron diversas heridas leves.

El agresor aprovechó el desconcierto para huir de la zona, pero finalmente, ya en la tarde del lunes, se presentó voluntariamente en la Comisaría de la Policía Nacional de Dénia, donde aguardaba ayer a ser puesto a disposición judicial.

El detenido llevaba, en el momento de los hechos, una camiseta de la peña Què Punt, si bien ésta ha aclarado, según cuenta el diario Levante, que el joven no pertenece a la misma.

_

Sólo unas horas antes de ser operado de las graves lesiones que sufrió, el vigilante agredido durante una discomóvil de las fiestas de Dénia en la madrugada del lunes tiene grabado en la memoria lo que sucedió hasta que recibió el primer puñetazo del joven, que le dejó prácticamente inconsciente.

Era su segundo día como vigilante jurado, pues se había incorporado a ese trabajo el mismo sábado anterior. No podía sospechar que su experiencia laboral se iba a ver interrumpida tan pronto por la brutal paliza que recibió por, según cuenta, intentar mediar “educadamente y de buenas maneras” en un altercado.

El vigilante abandonó el martes el hospital comarcal, donde estaba ingresado desde la agresión con rotura de mandíbula, nariz y un dedo de la mano derecha. Pero no ha acabado acaba ahí su rosario de médicos. Este miércoles atendía a LA MARINA PLAZA en su domicilio, donde se repone de las lesiones arropado por su familia, pero este mismo jueves se traslada a Paterna (Valencia), donde será operado de la mandíbula.



El hombre, de 40 años de edad, recuerda perfectamente lo sucedido hasta el momento en que los primeros golpes le nublaron la vista mientras caía desplomado al suelo. El joven que horas después se presentaría en la Comisaría de la Policía Nacional confesándose autor de la agresión, estaba causando estragos en el concurrido recinto de la macrodiscomóvil, en el Mollet d’Espanya del puerto.

“Yo estaba en mi puesto”, ocupado en controlar el escenario, la barra y los generadores, y “observo que había un individuo con un jersey amarillo que se mostraba muy agresivo”, ocasionando continuos altercados. En un momento dado,  “le pegó a una chica” que cayó al suelo, y eso decidió al vigilante a acercarse allí.

“No podía imaginar lo que iba a pasar”, recuerda. “Simplemente me acerqué a él, le sujeté del brazo y le dije: ¿quiere hacer el favor de tranquilizarse?”. A partir de ahí, asegura, el joven reaccionó con inusitada violencia. “Me arrancó la placa de vigilante, me cogió y, aunque peso 100 kilos, me levantó del suelo y me empujó”. Entonces, “cuando tiro a sacar la defensa, sin mediar palabra y todo enfurecido me pegó un puñetazo en la cara que me hizo caer desplomado; no inconsciente, pero casi”. A partir de ahí, ya no sabe qué pasó tras el primer impacto. “Aquel primer puñetazo fue un KO técnico, y después ya no sé cuantos más me dio”.

Lógicamente, el agredido ha presentado denuncia por los hechos. Mientras éstos se resuelven, ahora está centrado en la recuperación. La lesión en su mandíbula es visible por la hinchazón que le ha producido en toda la parte inferior de la cara; y audible, dado que sólo le permite hablar con dificultad. Es la lesión más complicada. La fisura en el tabique nasal requerirá tiempo, pero no intervención quirúrgica. Y lo mismo pasa con la del dedo. Cuando inicia su recuperación, el vigilante  confía en que caiga sobre el agresor “todo el peso de la ley”.

Dos policías para un evento multitudinario

El agredido no entiende la escasa seguridad que había esa noche en la discomóvil, que, según cuenta, reunía a esas horas a “miles de personas”. Todo el Mollet de Espanya, relata, estaba lleno “y con la gente apretada”. Y la Policía Local de Dénia apenas tenía destinados allí a dos agentes, una dotación, a su juicio, a todas luces insuficiente ante tanta aglomeración de gente.


Informa. Link 1 "lamarinaplaza.com
Informa. Link 2 "lamarinaplaza.com"

0 Comentarios:

Artículos más visitados