Últimas noticias

En busca de la inmediatez y comodidad de todos, las noticias de interés actual, seguridad privada y ámbito policial, se compartirán únicamente en nuestras redes sociales, centrando la web principalmente como temática laboral y profesional.


Esperando que la decisión sea del agrado de todos, les dejo a continuación los enlaces directos donde pueden seguir todos los artículos y noticias.

Un coche causa una estampida de clientes al empotrarse en una cristalera del Alcampo de Sant Boi


La pelea de los guardias de seguridad contra una familia que intentaba evitar el arresto de dos de sus miembros, jóvenes que estaban robando artículos delAlcampo de Sant Boi de Llobregat, desencadenó un episodio de psicosis en el centro comercial.
Durante el forcejeo, un hombre implicado en la reyerta, se alejó del grupo y se fue a buscar el coche. Para impedir la detención lo estrelló contra las puertas de cristal, dos veces. Los dos estruendos, casi seguidos, fueron interpretados como “detonaciones” o “disparos”. El recuerdo reciente de las muertes de París hizo el resto. Y se desató el pánico.
Diana reparte propaganda en la otra punta de la galería donde se produjo el alunizaje pero cerca de donde se inició la bronca entre los ladrones y los vigilantes. El barullo se alejó y entonces llegaron los dos estruendos. En segundos vio como llegaban corriendo en estampida todos los clientes que se habían acercado a ver de dónde venía el griterío.

“¡TODO EL MUNDO AL SUELO!”

La avalancha de personas si dirigió al puesto de Diana gritando “¡al suelo!” porque el ruido eran “disparos”. La gente “comenzó a tumbarse” y a amontonarse contra las puertas automáticas. Ella se refugió tras la barra del bar que le quedaba más cerca. Su propietario es el único que asegura que no se contagió de la histeria colectiva. “Esto es Sant Boi, no es París”, sentencia impasible.
Pero incluso él se preocupó cuando vio el colapso que estaban provocando los clientes presa del miedo. “Había empujones, caídas, pisotones y muchos gritos”, recuerda Diana. Algunos negocios de la galería bajaron la persiana y la escena más surrealista se dio fuera del centro. Allí, tal como recogen algunas de las fotografías hechas con el teléfono, decenas de personas saltaron un muro considerable para alejarse del centro comercial.

“ESTUVE A PUNTO DE DESPEDIRME DE MI HIJA”

Rosa, vecina de Sant Boi de 65 años, tuvo la certeza durante varios minutos que estaba viviendo “un atentado terrorista”. Hablaba por teléfono con su hija Mónica mientras compraba “un pintalabios” en una tienda situada en plena galería. Observó a un vigilante por delante a la pelea y varios clientes que lo seguían. Al cabo de unos segundos, los dos impactos, que “parecieron explosiones o disparos”. Y enseguida, la marabunta huyendo en dirección opuesta.
Con el teléfono en la mano optó por esconderse tras el mostrador de una tienda de cartuchos de impresora. Su hija, desde Lleida, le imploraba “que no colgara el teléfono” y que “siguiera con ella”, que se escondiera “bien” y que hablara en “voz muy baja”. “Estuve a punto de despedirme de mi hija”, reconoce hoy con una media sonrisa.
Tan bien se escondió que le dio otro susto de muerte a la trabajadora de esta tienda, cuando regresó a su puesto. “Cuando ya empezaba a volver la calma, volvió y se encontró escondida debajo de la caja a una mujer agachada hablando por teléfono”, relata hoy su compañera. Era Rosa.

LADRONES FUGADOS

El episodio de locura en Alcampo se empezó a gestar cuando dos jóvenes cogieron artículos en el centro comercial y los ocultaron bajo su ropa. Así trataron de pasar sin pagar por las cajas. Pero los vigilantes los esperaban afuera. Lejos de entregarse, se resistieron y enseguida recibieron el auxilio de su familia. Y se lió.
“Había una pareja de ancianos, otra de mediana edad, dos críos y los dos jóvenes que pretendían robar”, todos contra los vigilantes, recuerda Diana. A unos de estos trabajadores de seguridad, de color, le llamaron “negro de mierda” en varias ocasiones. Tal como captan los dos vídeos adjuntados en esta noticia, de la discursióninicial se pasó a una pelea.
Cuando ya estaban cerca de la salida, unos de los jóvenes se apartó de la reyerta para buscar el coche y decidió estamparlo para facilitar la huida. Lo consiguió y todos huyeron. Su plan de fuga tuvo un daño colateral: desató una psicosis en el centro que a punto estuvo de terminar en tragedia.

16 HERIDOS

Los Mossos d’Esquadra este domingo continúan buscando a cinco de los miembros de esta familia por estos hechos. Su robo, su enfrentamiento con los vigilantes y, al final, el doble alunizaje contra las puertas de cristal, provocaron una estampida en la que resultaron heridas 16 personas.
Los equipos médicos del Sistema de Emergencia Médicas que las atendieron sobre el terreno dieron el alta a 11 de ellas perocuatro mujeres y un niño de 1 año tuvieron que ser trasladados al Hospital de Sant Boi y al Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, respectivamente. Fuentes del SEM detallan que en algunos casos se trataba de cuadros de ansiedad.

Informa "elperiodico.com"

0 Comentarios:

Artículos más visitados